domingo, 2 de junio de 2013

Las constelaciones hablan del hombre y su mundo



Un hombre impresionado con la belleza noctura de la cúpula celeste, se acostó sobre la tierra y se dedicó horas a observar con detenimiento las luces que adornaban el firmamento. En la quietud, vio acción y decidió que cada día a la misma hora se tomaría el tiempo de observar el iluminado paisaje nocturno. Paulatinamente, percibió el suave, hasta rayar en lo imperceptible, movimiento celeste, los efímeros e inesperados rayos de luz, que en picada caían hasta desaparecer dentro del mismo cuadro y entendió que habían cosas más allá de las que se conocían en la Tierra. Fue de esta manera que el hombre inventó la forma y manera de estudíar los astros, y nació la astronomía  y como parte de sus estudios nacieron las constelaciones, muchas de ellas aun las reconocemos de la misma forma que se conocieron en la antigüedad. 



Las constelaciones son agrupaciones de estrellas que vistas desde la tierra aparentan estar conectadas. Las alineaciones y figuras que los antiguos trazaron sobre el firmamento, eran completamente arbitrarias.

La realidad es que aun cuándo estos luceros, intensos y destacados entre los demás, a simple vista parecen alineados, estos están separados por años luz uno de los otros; por lo tanto no tienen ninguna relación física y espacial que los una. El hombre las unió, y desde la distancia y el tiempo, pueden hablarnos de los hombres y su evolución antropología;  el zodiaco se basa en estás colocaciones, otras mantienen nombres de mitos griegos y hoy por hoy se identifican por combinaciones de letras y números. Lo cierto es que los griegos no fueron los únicos en darse a la tarea de estudiar los astros y dar sentido a lo que aparentaba ser un todo, los chinos, los mayas, los indios y otras culturas dieron significados y nombres según sus culturas, aunque para occidente sobrevivieran únicamente las viejas constelaciones griegas.

1 comentario: